Columnas y Opiniones

15.05.2017 | La Estrella de Iquique

Los Chachapumas

Jorge Sanz J.

Académico de la Facultad de Gobierno

Algo de revuelo ha causado el absurdo anuncio de Evo Morales respecto al envío de la F10 a la frontera. Pareciera una provocación, pero el análisis del hecho en sí y sumado a su solicitud de un mensajero pontificio, parece más un argumento para liberar, por presiones internacionales, a los funcionarios y soldados detenidos por asalto a un camión chileno.

Evo Morales justifica esa primera acción en su lucha contra el contrabando y el envío de la F10 está sustentada en el mismo fundamento; es decir, el estado boliviano envía a su mejor fuerza armada a luchar contra el contrabando. ¿Qué mejor fundamento?, empieza a demostrar la existencia de un plan para luchar por una causa superior.

La F10 no es una amenaza, ni siquiera es una provocación; ya existen soldados bolivianos en esa frontera, los que ha enviado ahora solo se suman a lo que existe. Evo sólo busca molestar e intentar liberar a los detenidos por asalto para juntar apoyos destinados a pasar por sobre el referendo y presentarse a una nueva elección que su propia constitución le prohíbe.

La F10 o los chachapumas no alcanzan para inquietar la frontera, asignémosle el valor que tiene y no caigamos en la provocación.