Columnas y Opiniones

Javier Labbé Cid

Académico Facultad de Economía y Negocios

En el esperado anuncio del 1 de Junio, el Presidente Piñera presentó a grandes rasgos lo que sería la reforma a las Isapre. Que con el objetivo de “…avanzar hacia el fin a las prexistencias y discriminaciones en el acceso y costos de la salud, que afectan hoy a las mujeres y adulto mayores…” plantea la creación  de un “Plan Universal de Salud” y un sistema de “Compensación de Riesgos Sanitarios”.

Estas medidas parecen necesarias, ya que hoy en día el sistema de Isapre es cuestionado por la ciudadanía y gran parte se basa en las diferencias en las primas pagadas por los distintos asegurados, donde los mayores castigos los reciben las mujeres en edad fértil y la tercera edad.

Así mismo, las medidas parecen apropiadas, debido a que la única fórmula que permite ecualizar las primas entre los distintos afiliados (hombres y mujeres, jóvenes y viejos) es algún tipo de sistema de compensación de riesgos.

Y también es oportuno, hoy en día, la ciudadanía no está dispuesta a soportar la discriminación, así terminar con la discriminación de precios, ya no es una opción, sino una obligación.

Vale recordar que esta discusión no es nueva, como prueba de lo anterior, la reforma de salud del 2005 incorporó tímidamente estos conceptos a través del Plan Garantías Explicitas en Salud “GES” y un fondo de compensación para el mismo. Pasados más de 10 años de esta reforma, es oportuno dar un segundo paso, esta vez decidido, en terminar con la discriminación de precios en las isapres.

Este es un paso crucial y debe ser realizado de la mejor manera posible. Hasta el momento no se conocen el detalle de las características que tendrá el Plan Universal de Salud, sin embargo se pueden plantear algunas de las características que debería tener para ser una medida efectiva:

1) Universal: debe tener idéntica cobertura para todos, independiente del sexo, la edad o seguro al que pertenezcan.

2) Integral y autónomo: el plan debe ser una traducción práctica del derecho a la salud establecido en la constitución. Y las personas no deberían necesitar adicionales.

3) Garantista: debe  constituir un derecho exigible para los beneficiarios y un deber para los seguros, privados o público.

4) Priorizado: debe contener un conjunto de priorizado de problemas de salud (ejemplo, mediante carga de enfermedad evitable). Cabe notar que el plan garantizado debe estar acotado a un conjunto de problemas de salud y/o atenciones de salud, En ningún caso puede ser infinito, el plan NO puede cubrir todo.

5) Costo Efectivo: debe identificar un tratamiento costo-efectivo, para cada problema de salud incluido. En este sentido, es de extrema importancia el avanzar a una institucionalidad autónoma y confiable que se encargue de determinar qué tratamientos son costo efectivo. Lo anterior debido a que aquellos tratamientos que no son costo efectivo no serán cubiertos en el plan.

Tal como se plantea en el mensaje presidencial, el Plan Universal de Salud y el sistema de  Compensación de Riesgos Sanitarios, deben ir de la mano. De hecho, un plan Universal de Salud cuya prima sea única independiente del sexo y edad del beneficiario, implica la creación de un sistema de compensación de riesgos entre los distintos tipos de beneficiarios.

En este sistema, todos aportan los mismos recursos al fondo y este los redistribuye según el riesgo sanitario de los distintos grupos, es decir, le entrega más recursos a las aseguradoras que tienen personas más riesgosas (adultos mayores y mujeres en edad fértil) y les entrega menos a las aseguradoras que tienen mas personas de menor riesgo (hombres jóvenes y niños). En otras palabras, el fondo de compensación obliga a solidarizar recursos desde los jóvenes a los más viejos y de los hombres a las mujeres.

Ejemplificando en términos muy simples, con cálculos propios, si suponemos que el costo promedio del Plan Universal para un Hombre de 30 años fuese $100, las primas sin compensación de riesgos y con compensación de riesgos se presentan en el siguiente cuadro:

Primas para Plan Universal de Salud, sin y con Fondo de compensación

  Primas ($) Aporte neto al Fondo (recepción)
Sin fondo Con Fondo
Hombre 30 años 100 192 92
Mujer 30 años 279 192 (87)
Mujer 70 años 369 192 (176)
Familia: H30, M30, H10, M5 549 4*192 = 770 221

Fuente: Elaboración propia, a partir de Información de costos aparecidos en los periódicos y del tamaño de la cartera de beneficiarios Isapre 2017 publicada por la Superintendencia de Salud.

Sin lugar a dudas queda mucho camino por recorrer en el proceso de llevar estos anuncios a la práctica, sin embargo es un camino que vale la pena si se desea seguir contando con un sistema multi-seguros como el actual.