Noticias

25.11.2010 |

Expertos nacionales participaron en debate sobre industria del cine chileno

Juan de Dios Larraín, Julio Rojas, Matías Cardone, Carlos Núñez y René Naranjo discutieron sobre la calidad de nuestros autores.

Con el fin generar un diálogo sobre la actualidad cinematográfica nacional, que cosecha premios en el extranjero pero no consigue llenar las salas locales, la Escuela de Cine de la Universidad del Desarrollo, realizó el foro-debate “Premios no Público”, que reunió a destacadas personalidades en la materia.

El Observatorio Lastarria reunió a Julio Rojas, guionista; René Naranjo, periodista y crítico de cine en TV, radio y prensa escrita; Carlos Núñez, director artístico y fundador de SANFIC; Juan de Dios Larraín, abogado, productor ejecutivo y socio de la productora Fábula; y a Matías Cardone, ingeniero comercial, y socio de la distribuidora BF, con una vasta experiencia en distribución y producción de cine y TV en Chile.

También estaba Marcelo Ferrari, director de la Escuela de Cine, quien abrió los fuegos presentando un Informe de Asistencia de Público entre los años 2003 y 2009, en que el cine nacional bajó en un tercio la afluencia de público.

“El cine chileno tuvo grandes éxitos de público. Hoy tiene mucho reconocimiento en festivales, pero escasa audiencia” dijo y citó ejemplos como “La vida de los peces”, que nos representará en el Oscar y el Goya, y lleva 50 mil espectadores o  “La buena vida” ganadora del Goya, que ha convocado sólo a 35 mil espectadores en Chile. Sobre esto, Ferrari dejó la planteó: “¿Estamos haciendo películas para el público europeo para ganar fondos y no para nuestro público?”
Juan de Dios Larraín respondió que “las dos cosas pueden ir juntas, lo difícil es hacerlo. El diagnóstico es que en Chile no hay industria sino actividad cinematográfica. Hay directores con sueños, que hacen los guiones e hipotecan sus casas para hacer cintas que les gustan a ellos pero no al público. Por otro lado están las películas de productor, pensadas en la audiencia, como las del Rumpy y Quercia”.

Naranjo siguió el hilo del debate poniendo atención en el contexto en que se desarrolla nuestra actividad cinematográfica, asfixiada entre el cine de entretención estadounidense y la falta de competencia de ciertos críticos.

Luego, el guionista Julio Rojas propuso una reflexión del cine como una experiencia doméstica. “Hay todo un gran público que requiere estrategias de salida para ir al cine”, planteó
Carlos Núñez, director y fundador del SANFIC, aportó su visión desde una plataforma que busca difundir lo que están proponiendo ciertos directores y no una mirada masiva. “Hay directores que sólo existen en festivales de cine, que nunca han estrenado en salas”, explicó.

Desde la arista de la industria, Matías Cardone, actor principal de la distribuidora BF, entregó el actuar de los productores. “Los productores tienen bajo conocimiento de los exhibidores. Si queremos levantar los ticket hay que hacer unas tres comedias al año. Podría existir un CORFO directo a la exhibición, no a la cuota de pantalla, sino que a los exhibidores, comprar espacios”.

Finalmente, los invitados respondieron preguntas de los asistentes y como corolario Roberto Trejo,  académico de la Universidad ARCIS, recomendó en el tema de la audiencia no sólo hacer películas para un público, sino dialogar, ya que son 230 mil los chilenos que van al cine y de esos, 50 mil ven películas chilenas.