Noticias

Michael Porter en exitoso seminario de la UDD

El destacado profesor de Harvard habló de la falta de estrategia competitiva de Chile y de la necesidad de crear un sistema diverso de cluster.

selected

Chile está estancado en materia de productividad. Este fue el diagnóstico sobre Chile del profesor de la escuela de negocios de la Universidad de Harvard, Michael Porter, quien participó en el seminario “Innovación, creatividad, y competitividad”, organizado por la Universidad del Desarrollo, Diario Financiero y Revista Capital.

El reconocido consultor afirmó que si bien el actual gobierno ha realizado un buen trabajo y que el país cuenta con buenas políticas macroeconómicas, “éstas no son suficientes” y advirtió que Chile está estancado y que necesita un nuevo modelo para mejorar su competitividad.

A su juicio, aún hay mucha regulación por parte del gobierno central, lo que se traduce en menor innovación y mucha burocracia. “En facilidad para hacer negocios…hasta México y Perú son mejores, ¡qué les pasa!”, dijo el experto asesor y académico de la Universidad de Harvard.

Con respecto a las claves para abordar una estrategia competitiva, Chile debería mantener su estabilidad económica, pero agregó que se tendría que modernizar el Estado y reformular el sistema para hacerlo menos burocrático. Sus recomendaciones fueron: crear un sistema diverso de cluster basado en las fortalezas del país; impulsar la descentralización; y convertir a Chile en un lugar de servicios para el comercio, la región y el resto del mundo.

El evento –que reunió a más de 800 personas, entre empresarios, emprendedores, autoridades y líderes de opinión- contó además con la participación del ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, y la exposición del académico de Stanford, creador del concepto “Design Thinking”, Jim Adams.

Adams explicó en su presentación las motivaciones que surgen para poder crear. Señaló las verdades y los mitos respecto a la creatividad y destacó el rol de las empresas en esta materia: “Éstas deben apoyar la experimentación, dar recursos y apoyo para que los empleados intenten cosas nuevas. No podemos quedarnos parados en esta materia. Hay que tener en cuenta que en otras partes del mundo hay quienes están creando y se están adelantando”, manifestó.

El profesor del departamento de ingeniería de la Universidad de Stanford se refirió también a las dificultades y desafíos que hay a nivel individual y organizacional en materias de creatividad e innovación: “En el caso de una compañía, es muy difícil ser tan creativa como un individuo, porque si una persona intenta algo muy diferente y fracasa, ella es la única que pierde, pero si una organización lo intenta, la gente pierde su trabajo y los inversionistas pierden su dinero, es una gran responsabilidad”, señaló Adams.