Noticias

Expertos pronostican escenario económico para el 2012

Felipe Larraín, José De Gregorio, Nicolás Eyzaguirre y Roberto Méndez abordaron la coyuntura económica en el seminario “Visión Económica y Empresarial 2011 – 2012”.

 

Pese a que el año 2011 Chile se ha visto amenazado por el escenario económico internacional y a nivel local por las turbulencias sociales, los expositores del seminario “Visión Económica y Empresarial 2011-2012”, organizado por la Universidad del Desarrollo  (UDD) y por la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), sostuvieron que el desafío en estos momentos difíciles es construir soluciones a los problemas específicos.

La actividad contó con la participación del ministro de Hacienda, Felipe Larraín; del presidente del Banco Central, José de Gregorio; del ex ministro de Hacienda y actual director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre; y del presidente de Adimark GFK, Roberto Méndez.

En la ocasión, De Gregorio señaló que la situación económica internacional “permanece amenazante”, pero que Chile está preparado para mitigar sus efectos. Además, sostuvo que la tasa de interés referencial está en rangos normales por lo que no habría más alzas en el corto plazo y reiteró que Chile cuenta con espacios en su fiscal y monetaria para enfrentar un escenario internacional más adverso. “No habrían más alzas por sobre el 5,25% de aquí a fin de año”, indicó De Gregorio.

Por su parte, Roberto Méndez, analizó la situación de Chile desde una mirada más social y política, aludiendo a las manifestaciones que han ocurrido durante los últimos meses. Según él, hubo varias señales que anticipaban estas protestas, pero que no se “previeron adecuadamente” como la brecha creciente de la percepción de la economía, además de que “la percepción de conflictividad se está disparando desde el 2010”.

El presidente de Adimark GFK destacó tres efectos que ha dejado el movimiento social estudiantil. Uno de ellos es que “pulverizó la aprobación del Presidente Piñera”, señaló. Otra,  es que se desató una extensa crisis de confianza en las instituciones. Al respecto Méndez señaló que “2 de cada 3 personas no le creen a las autoridades económicas sobre la marcha de la economía chilena”. El tercer efecto es el debilitamiento de la confianza del modelo económico.

A su juicio, lo que está ocurriendo en el mundo tiene que ver con la emergencia de las clases medias y el descontento local se debe principalmente al incremento del costo de vida de sectores medios y bajos.

La tercera exposición estuvo a cargo de Nicolás Eyzaguirre, quien realizó un crudo análisis sobre la situación de la economía internacional. Destacó que “el panorama en economías industriales es extremadamente complejo”, sin embargo, dijo que la crisis de deuda que afecta a los países de Europa no debiese desencadenar una crisis mayor siempre y cuando ésta se mantenga acotada a los países de la periferia del viejo continente y si las economías emergentes continúan creciendo.

El ex ministro de Hacienda sostuvo que la debacle de Lehman Brothers y los problemas actuales  “son finalmente accidentes en el camino del ascenso de los gigantes asiáticos que van a ser grandes demandantes de materias primas y en eso Chile tiene una oportunidad importante”.

En este sentido, Eyzaguirre sostuvo que “si las economías industriales contaminan a China, China va a contaminar a Chile”. Sin embargo agregó que “en Chile afortunadamente el Banco Central puede hacer cambios en la política monetaria y la inflación sigue controlada”.

La última exposición estuvo a cargo del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien manifestó que pese a la existencia de las demandas sociales, el Gobierno mantendrá la responsabilidad fiscal. En ese sentido, el secretario de Estado aseveró que “uno de los mayores valores del país ha sido la responsabilidad social y esto no va a cambiar”.

Larraín aprovechó de resaltar la política fiscal realizada bajo su gestión. “Hacer bien las cosas puede que no genere aplausos rápido. Pero yo no estoy aquí por los aplausos, estoy aquí para el largo plazo para hacer las cosas bien. Y no hay ninguna razón para poner la responsabilidad en juego”, dijo el ministro, aludiendo a las presiones sociales para aumentar los recursos para la educación.

Con respecto al crecimiento, Larraín señaló que la economía chilena debería crecer en torno a un 4,7% en el segundo semestre del año, pese a la desaceleración de la actividad y a las turbulencias internacionales que podrían afectar al país.

Este encuentro se realizó en el Hotel Marriott y congregó a presidentes de directorio, directores, gerentes generales y altos ejecutivos de empresas y personeros de centros de estudios y entidades del sector público del país.