Noticias

Emprendimiento 100% recomendado

“Desde el momento en que se decide iniciar algo nuevo, el concepto se convierte en una constante y no para, no tiene fin”.

Todo empezó cuando Roberto Silva entró a estudiar Ingeniería Comercial a la UDD, ya que desde el primer día sintió que lo suyo era 100% el emprendimiento. En un principio no tenía claridad respecto al rubro en que quería canalizarlo o el servicio que deseaba ofrecer, pero sí estaba seguro que formaría algo propio y que no abandonaría esa idea.

“Creo que el emprendimiento es algo positivo por donde se mire, en términos de experiencia personal, aporte a la sociedad y desarrollo del país. Pienso que desde el momento en que se decide iniciar algo nuevo, el concepto se convierte en una constante y no para, no tiene fin”, aseguró Silva, quien además destacó que tuvo la suerte de tener profesores que fueron emprendedores, lo que lógicamente agregó gran valor a su formación.

Pero para Roberto no era llegar y empezar, sino que primero tenía que pasar por una buena escuela, un trabajo donde aprendiera y creciera. Así fue como estuvo durante cuatro años en la industria financiera, se perfeccionó y desarrolló y, finalmente, llegó el minuto que siempre había esperado: descubrió un nicho con mucho potencial de negocio.

Para ese entonces, Roberto ya contaba con el know how y dos socios más. De esta forma, y luego de seis meses de intenso trabajo, nació Capital FX S.A., empresa de inversiones online que actúa como broker electrónico y entrega a los clientes acceso a los distintos mercados financieros. Hoy ya llevan un año operando a través de ejecutivos expertos, los que entregan un servicio muy personalizado, acompañando a sus consumidores en todo el proceso de inversión y toma de decisiones.

“Los proyectos de corto y mediano plazo de Capital FX se centran 100% en lograr una posición en el mercado chileno, convertirse en una compañía que aporte al desarrollo de la industria financiera en el país y ser un referente de las inversiones online. Y mirando el futuro, en el largo plazo, el objetivo es expandirse más allá de las fronteras, hacia el resto de Sudamérica”, recalcó el empresario.

Y así va Roberto con su sociedad, paso a paso y siempre con el espíritu emprendedor, que para él es algo muy personal, que surge de cada uno, pero que siempre fue acompañado por las herramientas fundamentales que le entregó la UDD para ejecutar sus planes. “Ideas de negocio hay muchas, algunas buenas y otras malas, pero no sirven si es que no cuentas con un plan o algo que permita materializarlas”.

Por último, y desde su nueva perspectiva, este ingeniero comercial enfatizó en la importancia de tener contactos y ampliar las redes, lo que logró hacer cuando estudiaba, luego trabajando y hoy gracias a la Red de Ex Alumnos de la UDD, la que permite conectar a todos aquellos que alguna vez estuvieron en la Universidad.