Noticias

Escuela de Cine presentó panel en Festival de Derechos Humanos

El director de Cine UDD, Marcelo Ferrari, junto a German Malig, Augusto Góngora y Pablo Salas narraron su experiencia en Teleanálisis.

“Cine documental de resistencia en Dictadura” se tituló la mesa de conversación organizada por la Escuela de Cine UDD en el marco del Festival sobre Derechos Humanos que se realizó en el Museo de la Memoria.

Al mismo tiempo que se estrenaba la película No en los cines del país, en el Museo de la Memoria se mostraba el capítulo “Las armas de la paz de Teleanálisis”, noticiero clandestino distribuido en VHS desde las primeras protestas de los 80’s. El filme documenta la tensión del día del Plebiscito de 1988 y del que fueron parte los realizadores Marcelo Ferrari, Augusto Góngora y los camarógrafos Germán Malig y Pablo Salas, quienes participaron en el panel organizado por la UDD.

“En Chile una serie de cineastas comienzan a formarse tanto en la publicidad como en las escuelas de Periodismo. La irrupción del video y el apoyo de una serie de organismos internacionales les permitirá ocupar las armas del documental para realizar, de manera clandestina, sin distribución oficial, una serie de películas que mostraban aquello que la televisión no mostraba”, contextualizó el investigador Raúl Camargo.

Ellos salían a la calle con sus cámaras. Filmaban las tomas de terreno, las protestas de familiares de detenidos desaparecidos, las detenciones en las calles, los golpes, las huelgas de hambre, los disparos y muertes en protestas pacíficas, entre muchos otros hechos. Y luego las distribuían a través de una verdadera posta, una red social mano a mano, como dijo Marcelo Ferrari.

Reconocen que el rol de la Iglesia en la dictadura fue fundamental, al igual que las revistas Cauce, Apsi, Análisis, Solidaridad, el Fortín Mapocho, el Ictus y Teleanálisis. “Registrábamos más de lo que necesitábamos. Una vez en La Legua, pasó un auto con las luces apagadas y tiran una ráfaga de metralleta. Pablo le pasó la cinta al cura y él metió el casete en la sacristía”, recuerda Germán Malig.

Augusto Góngora agrega que “cuando llega corriendo Claudio Marchant, nos dice mataron a una niña y pasó algo terrible. Yo le pregunto qué podía ser más terrible, y me dice: éramos la única cámara. Era gravísimo. En la radio Sergio Fernández, Ministro del Interior, dijo que una turba atacó a carabineros y en el forcejeo se le había salido un disparo, pero las imágenes mostraban que era una protesta pacífica, casi una joda y de repente se oye el disparo y el carabinero estaba solo junto a la María Paz Santibáñez”.

“Personalmente no tenía conciencia del valor histórico de lo que estábamos registrando, simplemente fue un imperativo moral hacerlo en una causa ineludible”, reconoce Ferrari.

Hoy, este trabajo audiovisual es el que se puede ver en la mayoría de las películas de la época, convirtiéndose en los principales registros visuales de la dictadura militar.