Noticias

14.08.2012 |

El macanudo Liniers dio una entretenida charla en la UDD

El trasandino Ricardo Siri explicó que su éxito lo debe a experimentar, estudiar, ver películas y llenarse de referentes.

El ilustrador argentino Ricardo Siri, más conocido como Liniers se presentó en la UDD, invitado por la Facultad de Diseño, para conversar con los alumnos sobre su experiencia como creador de los personajes Macanudo y  Bonjour, y de los adorables personajes Enriqueta, Alfio, la bola troglodita, entre otros. Siri conversó sobre sus técnicas de inspiración, sus  referentes y compartió anécdotas personales con su sello tan particular que cautivó de inmediato al público y sacó grandes carcajadas: un humor cotidiano, inocente, positivo, humilde y su ingrediente preferido: la sorpresa.

Admirador de Quino, en el colegio pasaba horas enteras dibujando escenas de Star Wars. Sin embargo, al terminar sus estudios decidió seguir con la tradición familiar y estudiar Derecho. Nunca se sintió cómodo y probó con comunicaciones y publicidad,áreas que no le acomodaron lo que lo impulsó a dedicarse por completo a las historietas y al humor, su verdadera pasión.

Liniers contó que la clave para lograr el éxito está en experimentar, estudiar, leer de todo, ver películas y llenarse de referentes, y “una vez que ya conoces las reglas, dijo que para que algo sea interesante, es necesario romper algunas y saber bien cuáles romper”, expresó.

“Mi humor se basa en no obligarme a estar de buenas. Existen distintos humores y yo dibujo desde mi estado de ánimo, por eso tengo chistes simpáticos, otros enojados, otros cursis… Me hice libre de escribir con el estado de ánimo que estuviera y esa fue la regla que quise romper”, comentó Siri.

Sus publicaciones tienen un sello optimista y explicó que él es una persona positiva que gusta de disfrutar de las cosas simples. Su obra maestra, Macanudo, surgió en una época de crisis económica en Argentina, donde los medios sólo mostraban lo negativo, por lo que quiso poner esta palabra en la mente de la gente y mostrar que, a pesar de la complicada situación que estaba viviendo el país, las personas seguían disfrutando, y las cosas buenas y el humor seguían presentes.

Sus mayores referentes son Quino, Chaplin, Monty Python, Woody Allen, entre muchos otros, y comentó que las influencias marcan el estilo, que es imposible ser original al 100%, pero sí novedoso, por lo que cuando se da cuenta que algo no se ha hecho, lo intenta inmediatamente, aunque muchas veces arriesgue fracaso.

Un ejemplo claro de esto fue su necesidad de dibujar a mano las 5.000 portadas de Macanudo 6, y el ciclo de entrevistas que viene haciendo hace un buen tiempo, donde en lugar de redactarlas, las ilustra y les integra diálogos. Pronto editará un libro con la recopilación de éstas.

“No funciona mucho el humor del ganador. La abstracción, el comunicar de manera directa y sencilla, el admirar a los anti héroes, el exponerse al fracaso, a la vergüenza y el saber reírse de uno mismo, ayuda muchísimo, y eso curiosamente resulta cómico”, argumentó Siri.

Ricardo dijo que la clave para poder lograr la inspiración diaria, y no pasar por períodos negros, está en la práctica, en tomarlo como una verdadera disciplina para que parezca fácil y natural. “De a poco vas abriendo cada vez más los ojos, y te das cuenta que hay sorpresas en lo cotidiano, que si no tuvieras la disciplina, esas anécdotas las dejarías pasar y las olvidarías rápido”, explicó Liniers dando ejemplos concretos personales, que posteriormente ilustró y que hoy son parte de sus publicaciones.

Liniers, quien se representa a si mismo como un conejo, ya que dice que lo que siempre provoca en la gente es ternura, hoy publica diariamente Macanudo en La Nación, mensualmente en la Revista Etiqueta Negra de Perú, en la ¡Qué Suerte! de Madrid, su historieta mensual Postres en la Revista Hechos argentina, y ya lleva 16 libros editados, 8 de ellos de Macanudo, su obra predilecta, y por la que ha sido considerado por muchos como el único sucesor del creador de Mafalda, Quino.