Noticias

19.08.2016 |

Tres investigaciones de Ingeniería UDD en Congreso Provial 2016

Los trabajos de los alumnos Horacio Moya y Enrique Grunwald, y el del profesor Álvaro González, fueron presentados en el encuentro de especialistas en mantención vial.

Dos alumnos y un profesor de la Facultad de Ingeniería estuvieron presentes en el congreso internacional y feria tecnológica Provial 2016, evento que se llevó a cabo en Valparaíso y en el que se expusieron tres trabajos de investigación relacionados con el mantenimiento vial ante especialistas nacionales e internacionales y autoridades públicas.

Primero, Horacio Moya, alumno de la carrera Ingeniería Civil en Obras civiles, presentó la investigación “Caracterización estructural general de caminos estabilizados mediante deflectometría de impacto”, la cual tuvo como finalidad evaluar el estado estructural y analizar el comportamiento de caminos para una empresa forestal, y desde donde se obtuvo información inédita con la que se pudieron realizar estrategias para reducir costos en materia prima y disminuir el impacto ambiental.

Luego, se presentó el trabajo “Caracterización estructural de aditivos en el laboratorio”, realizado por el alumno Enrique Grunwald, y cuyo análisis permitió medir distintas mezclas de suelo con diferentes porcentajes de aditivos químicos, para luego revisar las propiedades mecánicas, resistencia, fricción, fatiga, entre otros comportamientos.

Finalmente, el profesor y director del Magíster en Ciencias de la Ingeniería, Álvaro González, expuso sobre “Supresores de polvo para caminos mineros”, trabajo con el que se buscaba reducir la cantidad de agua que se vierte en los caminos de las faenas mineras para evitar el levantamiento de material particulado que se produce con el paso de los camiones en estas vías.

El resultado de esta investigación reveló la posibilidad de ahorrar hasta un 90% en el uso del agua de estas rutas. “Trabajamos con cloruro de magnesio, que es un subproducto (desecho) de la producción de litio en el Salar de Atacama (…) una vez aplicado el cloruro, junto con una pequeña cantidad de agua, se hace una salmuera que se aplica en el suelo, logrando disminuir de manera más efectiva el agua de riego. Con esto, se pasa de tener que estar regando tres veces al día los caminos a hacerlo sólo una vez cada tres meses”, detalló el profesor González.

Además del evidente ahorro del recurso hídrico, este proyecto aminora el impacto que produce el polvo en los trabajadores de la industria minera, sobre todo en los conductores de camiones, quienes están expuestos constantemente a los efectos de la polución, los que pueden provocar enfermedades como, por ejemplo, la silicosis.