Nuestros Profesores

Carlos Rodríguez Sickert

Director del Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS) – Facultad de Gobierno

Educación

  • Licenciado en Ciencias de la Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile
  • Doctor en Economía, Universidad de Cambridge

Bio

 

Cómo alcanzar cooperación en dilemas sociales es la temática que ha estado presente en toda la investigación de Carlos Rodríguez, director del Centro de Investigación en Complejidad Social (CICS) y director académico del Doctorado en Ciencias de la Complejidad Social, ambos de la Facultad de Gobierno UDD.  “Me interesan todos los tipos de relaciones de dilemas sociales, que son situaciones en donde si todos nos comportamos de forma egoísta, no podemos capturar los beneficios de la sinergia. Un ejemplo es cuando tenemos un recurso común, por ejemplo una plaza comunitaria: si todos nos comportamos egoístamente en este caso no cuidándola y sólo disfrutando de sus beneficios,  este bien público se depreciará”.

Sus inicios como investigador se remontan a los años en que estudiaba economía en la PUC, aunque su pasión por los libros y el estudio viene de mucho antes, quizá influenciado por su padre, quien era académico en esa casa de estudios.

“Me di cuenta que la Economía como ciencia social, era muy reducida en la forma de ver al ser humano y utilizaba una gama restringida de metodologías. Entonces ahí aparecieron  los primeros atisbos de vincular las disciplinas y me relacioné con la Sociología. En ese entonces me inspiraron todos los que pensaban que se podían utilizar las matemáticas para modelar las relaciones humanas”.

Es así como al hacer su tesis doctoral en Cambridge, definió lo que quería hacer en el área de la investigación: modelos matemáticos de las relaciones de confianza, es decir, tratar de entender qué estaba detrás del comportamiento recíproco de una relación entre las personas.

Más tarde tuvo la posibilidad de hacer un postdoctorado en el Santa Fe Institute donde se familiarizó con métodos experimentales en dilemas sociales. “No solo se hablaba en términos teóricos, sino que también podíamos medir cómo se comportaban las personas en estos dilemas sociales”. Con Ricardo Guzmán (también investigador del CICS) comenzaron a analizar los resultados de los estudios experimentales del colombiano Juan Camilo Cárdenas -considerado como de los mejores experimentalistas- y así tratar de entender qué había detrás de aquel grupo que actuaba en forma egoísta y qué detrás de aquel que sí compartía.

En la Universidad del Desarrollo ha liderado importantes y vanguardistas proyectos de investigación aplicada vinculados al estudio de la economía del comportamiento y la teoría de juegos, con especial interés en el análisis de la cooperación. Para desarrollar estos proyectos se ha adjudicado numerosos fondos públicos y privados, entre los que se encuentran el Anillo en Ciencias Sociales de Conicyt; los proyectos FONDEF Idea en sus etapas I y II, y varios Fondecyt. Entre las temáticas que ha abordado se encuentra el estudio del comportamiento de sindicatos de pescadores de locos y cómo la administración colectiva de este recurso es uno de los pocos casos exitosos de conservación en el mundo y el proyecto “Plataforma de juegos digitales para la medición de las disposiciones a la cooperación para la convivencia escolar”, cuyo objetivo es tratar de entender convivencia escolar y prevenir fenómenos como el acoso.

  • ¿Qué papel juega hoy la investigación, a nivel de sociedad?

El papel de la investigación es lo que define nuestros tiempos. Antes estaba toda la fe puesta en la religión, y después en el poder del Estado. Hoy el poder de la ciencia ha crecido mucho porque la buscamos siempre como un referente. Los investigadores tienen una responsabilidad muy grande, porque están siendo demandados por la sociedad. Nunca había sido tan desafiada y eso la va a obligar a definirse. Será una era en la que se abrirá la caja de la investigación. La sociedad quiere ver qué hacen los investigadores y para ello hay múltiples medidas para evaluarlos.

  • ¿Cómo ves la relación entre las ciencias básicas y las ciencias aplicadas?

Creo que hay un continuo entre los que están estudiando la teoría y la ciencia aplicada. En ciencias sociales, que es lo que yo manejo, me gusta que haya ciencias sociales básicas y también ciencias sociales aplicadas, es decir, que se difundan los resultados para que no quede atrapado el conocimiento.

  • ¿y ves algún problema que esté afectando el desarrollo de la investigación?

Creo que hay una falta de puente con el sector privado. Aun no se han logrado establecer los lazos con este sector como ente financiador, como se ha logrado en EEUU. Creo que tiene que haber una conversación entre los científicos y los demandantes de soluciones para establecer canales que justifiquen que la industria ponga plata en proyectos de investigación y eso no lo tenemos todavía.

También es necesario que los empresarios entiendan que financiar la ciencia es algo bueno para el país.

  • ¿Y cuáles son los desafíos que deberá enfrentar?

La ciencia va a ser desafiada para mejor, para trabajar en términos colaborativos. En ciencias sociales estábamos acostumbrados a trabajar solos por eso creo que el gran desafío en estos tiempos es crear grupos de investigación, de nicho, que aborden temáticas transversales, que ocupen métodos de diversas disciplinas y logren hacer una especie de investigación con identidad y sentido.

La clave de las ciencias sociales es la interdisciplina y más allá de eso, crear grupos de trabajo que trabajen en colaboración y eso lo tiene la Universidad del Desarrollo.