Margarita Meledandri

Me identifico con el Sello de la Responsabilidad Pública, estudié Teatro en la UDD y recuerdo la primera gira de Teatro que realicé; fuimos a la Región de Aysén, la función fue un desastre, el público que nunca en su vida había visto una obra se paraba en la mitad del escenario, se ponían a conversar…., nosotros como actores con el ego herido nos fuimos enojados. Esa noche nunca la olvidaré, no dormí pensando en ellos, ¿de quién era la culpa? ¿de ellos? o de la política cultural que no piensa en los lugares lejanos, dejándolos ajenos de la contingencia cultural, ahí me dolió mi Chile y su aguda centralización, incluso llegando a afectar en temas de cultura.

Desde ese momento asumí que todo lo que yo realizaría en mi vida tendría que nacer desde la empatía, desde el otro, desde entregar una solución a alguna problemática de los olvidados.

Trabajo en la UDD desde el año 2009, como ayudante, luego profesora, luego coordinadora y aquí estoy, en cada programa o proyecto que asumo, en cada desafío está la pregunta ¿esto a quién va dirigido? ¿será un real aporte? ¿entrega una solución a los olvidados?

En eso intento moverme, eso me hace vibrar. Actualmente estoy en la DAE y cuando he podido hacer proyectos siempre van vinculados a esto.

Además, realizo un taller de Teatro para niños con discapacidades cognitivas, ahí vibro me siento viva y aportando.

Siento que el sello de la Responsabilidad Pública algunas personas lo traemos con nosotros de forma inherente, y que de alguna manera la Universidad, con tu carrera y las actividades que tiene, va potenciando.

Creo que la UDD es uno de los lugares que me ha dado espacios y ha permitido desafiarme, eso es clave por si quieres ser en tu camino una persona que aporte a los cambios.

En los lugares en donde estoy, con quien converso y aquí en este testimonio, invito a desafiarse, a potenciarse, a intuir y seguir el camino desde el lugar del otro. En mi caso, eso es lo que quiero dejar.