Pietro Raggio Iracheta

Creo que ser profesor, es una oportunidad de generar cambios, no solo desde el conocimiento, sino que desde la acción. No sirve hablar de compromiso social, ética e innovación, si no soy consistente en mi discurso en terreno, donde se puede innovar en un proyecto solidario, donde al convivir con otra realidad social y hacerme parte de ella, gestionando en mi caso, una atención en salud, con dignidad, con respeto y siendo lo más profesionales posible; creo que eso es vivir lo que llámanos Responsabilidad Pública.

Sinceramente, cuando elegir ser profesor, mi primera prioridad era ser un agente que pueda transformar a mis alumnos, no solo desde la matemática, sino que abriendo ojos y conociendo distintas realidades, pero con un sentido social, creo que en estos 12 años que estoy trabajando en esta universidad, he logrado desarrollar mi vocación acompañando a mis alumnos a emprender acciones que son aporte en la comunidad de Peumo, no solo en salud, sino que también en lo social.

La Responsabilidad Pública, es algo que viene desde mi casa y opción personal, pero acá en la UDD, gracias a un voluntariado que formamos con alumnos de Tecnología Médica, llamado VOHPE (voluntariado Hospital de Peumo) es lo que me motiva a seguir trabajando acá, me cambió no solo mi visión de docente, sino que mi visión como persona. La Responsabilidad Pública, es un sello con el que intento ser consecuente, en mi actuar, en mi sala de clases y con mis hijos.

La universidad nos ha apoyado de distintas maneras, no solo con los buses y equipos que nos prestan, sino con la posibilidad de dar a conocer este proyecto y sumar nuevas carreras, alumnos, ex alumnos y, sobre todo, permitiéndome poder acompañarlos en esta actividad. donde he podido reconocer la calidad de alumnos que tenemos, lo comprometidos que son, el liderazgo que existe y sobre todo el cariño que le ponen a todo lo que se realiza, desde un simple juego con un niño, un abrazo a un abuelito, hasta poder mirar a los ojos a un interno y darle un poco de esperanza.