Noticias

23.05.2012 |

Académicos UDD se perfeccionan en U. de Stanford

El Instituto de Innovación Interdisciplinaria -iCubo- organizó este viaje que se enmarca en el convenio con el Stanford Technology Venture Program.

Construir una cultura de innovación en la UDD, tanto en alumnos como en profesores, a través de la generación de programas académicos, colaboración transversal con las distintas facultades y difusión de metodologías y expertise en torno a la innovación y el emprendimiento interdisciplinario, es el objetivo del programa iCubo de la Universidad del Desarrollo (UDD).

En este contexto, y en el marco del convenio con el Stanford Technology Venture Program (STVP), un grupo de 11 profesores viajó a la Universidad de Stanford para participar en un programa orientado a conocer las metodologías de aprendizaje de innovación para aplicar en el desarrollo de iCubo.

La delegación estuvo integrada por el director ejecutivo de iCubo, Felipe Jara, la subdirectora académica de este programa, Sofía Martínez, y por los profesores dela Facultad de Ingeniería, Alfonso BastíasFelipe Baesler y Camilo Rodríguez; de Diseño, la vicedecana Paula BroitmanRosario Díaz y Hernán Díaz;  y de la Facultad de Economía y Negocios, el vicedecano Cristián Cortés, Jorge Ardiles y Marcel Pérez.

Durante su estadía en Stanford, los académicos se reunieron con renombrados profesores como Steve Blank -uno de los gurúes en emprendimiento a nivel mundial y de los Start Ups- y Tina Seelig, directora ejecutiva del STVP. Además tuvieron clases y workshops en el  d.school -el afamado centro que dio origen al concepto y metodología de Design Thinking. También participaron en seminarios sobre emprendimiento, visitaron centros de investigación en innovación, sustentabilidad y tecnologías médicas y sostuvieron reuniones con alumnos del Programa Mayfield, orientado a educar en emprendimiento e innovación. Asimismo, los profesionales realizaron visitas a incubadoras y empresas reconocidas como Google e IDEO.

Felipe Jara, director ejecutivo de iCubo comentó que “este viaje ayudó a fortalecer nuestra relación con Stanford y a generar nuevas ideas que se convertirán en iniciativas y proyectos, que esperamos sean de impacto para toda la UDD. Es en el trabajo entre distintas disciplinas, con un fin compartido, donde nos damos cuenta que la colaboración, la co-creación y la apertura a ideas y nuevos conocimientos son claves para enfrentar los desafíos de nuestra sociedad y, por tanto, la educación de nuestros estudiantes”.

Sobre esta experiencia, Paula Broitman señaló que “fue enriquecedor conocer cómo enseñan la creatividad en el d.school. El pensamiento divergente es valorado por sobre el pensamiento lineal o convergente, lo que genera múltiples soluciones e ideas para solucionar un mismo problema. En este contexto, para el trabajo creativo es necesario crear un ambiente de confianza y aceptación en que se invita a fallar, entendiendo el fallo como experiencia y donde se acuña el concepto del “fail forward” como motor de la iteración constante y catalizador de las grandes ideas”.

Por su parte, Camilo Rodríguez  destacó que “la visita a Stanford nos permitió entender el concepto de comunidad dentro de una idea de ambiente universitario, así como la importancia generada por las relaciones sociales que permiten potenciar las ideas generadas localmente. Esto también lo vivimos al interior del grupo. La verdadera interdisciplinaridad se tiene que vivir y no solo enseñar”.

Acerca de iCubo

Formado por las facultades de Diseño, Ingeniería y Economía y Negocios, iCubo es un programa -dependiente de la Vicerrectoría de Innovación y Desarrollo- orientado a fomentar la educación interdisciplinaria en torno a las temáticas de innovación y emprendimiento.

Inspirado en las tendencias globales que apelan al trabajo multidisciplinario como eje educativo para la creación de valor, “iCubo ofrece planes que incorporan conocimientos y habilidades provenientes de distintas áreas del conocimiento, estructurando mallas curriculares que apuntan a generar un impacto profundo en la capacidad de innovación de los egresados y aportar significativamente al desarrollo del país”, aseguró Jara.

Un ejemplo es el dLab, una iniciativa para estudiantes de último año de las mencionadas facultades que, junto con profundizar en torno a los conceptos de innovación, emprendimiento, creatividad y modelos de negocios, enfrenta a los alumnos en grupos interdisciplinarios a un desafío de una empresa o institución, el cual tiene que ser solucionado a través de una innovación que debe ser presentada en su fase de prototipo con una propuesta de valor. Este año se está trabajando con LAN, el Hospital Padre Hurtado y la Gran Guía.