Noticias

18.05.2016 | , ,

Consejo Experto: Tus debilidades en la entrevista laboral

¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? Esta pregunta, que siempre aparece en las entrevistas, es fundamental y debes saber responderla.

Si has asistido a alguna entrevista laboral sabrás que el entrevistador querrá conocer esta información, y por lo general te pedirá enumerar 3 de cada una. Y de seguro, te preguntarás: ¿Cómo hablar de mis debilidades sin quedar mal? Si digo tal o cual debilidad, ¿quedaré fuera de la terna?

Es importante que sepas que esta pregunta no busca al profesional perfecto, aquel con un sinfín de fortalezas y ninguna debilidad. Muy por el contrario. Lo que quiere descubrir es el auto conocimiento, es decir, aquel profesional que se conozca, que pueda responder la pregunta sin quedarse en blanco y sin titubear, ya que si conoces tus fortalezas puedes potenciarlas, mientras que las debilidades pueden ser trabajadas y minimizadas.

Por lo anterior, la única debilidad que puede dejarte efectivamente fuera de la terna es decir: “Yo no tengo debilidades”. Esto solo afectará negativamente tu imagen y credibilidad.

Ahora bien, ¿cómo contestar esta pregunta para demostrar autoconocimiento y al mismo tiempo usar la debilidad a mi favor? Con un poco de preparación, puedes neutralizar tus debilidades e incluso ocuparlas para tu propio beneficio.

Primero, evita dar respuestas cliché del tipo: “Soy demasiado perfeccionista”, “soy excesivamente trabajador” o “presto demasiada atención a los detalles”. Estas respuestas las escuchan los entrevistadores todo el tiempo.

La recomendación es responder pensando en aquellas debilidades que tengan solución, que puedan ser trabajadas o que ya las estés resolviendo, pues estamos en búsqueda de herramientas que hayas utilizado para enfrentar tus obstáculos en el pasado. Por ejemplo:

  • “Soy muy desordenado, pero en la oficina mantengo una carpeta con todos mis documentos importantes, separados por pestañas. Así sé dónde está todo lo que necesito para trabajar”.
  • “Soy muy impuntual, pero desde que salí de la Universidad ocupo el despertador para todo, y a veces en el día ocupo hasta 5 alarmas. De esta forma nunca más llegué tarde a nada”.
  • “Soy muy olvidadizo, por lo mismo ocupo el Outlook como herramienta para recordar todas mis reuniones y tareas pendientes. Lo dejo programado para que me avise con anticipación y así nada se me escapa”.

Por otro lado, es importante que revises bien cuáles serán las funciones del cargo para que no menciones una debilidad que será esencial para el mismo. Por ejemplo, hablar de que tienes dificultades en el trato con la gente que no conoces, y el cargo implica trabajo con clientes y ventas a los mismos, de seguro te jugará en contra.

Por último, prepara tu respuesta. Piensa en tus debilidades antes de concurrir a la entrevista, pero no ensayes una de memoria, ya que parecerá poco auténtica. Para eso, el mejor ejercicio es pensar en 5 debilidades, de manera que tengas de sobra para dar la mejor respuesta, a pesar de los olvidos propios que conlleva la ansiedad de estar siendo evaluado.

 

Bárbara Zeiser D.

Psicóloga Coordinadora Empleabilidad – Alumni UDD

Mail: bzeiser@udd.cl