Noticias

De qué manera las instituciones de gobierno ayudan o no al desarrollo de la dinámica emprendedora en diferentes países que participan en el proyecto GEM y cómo la calidad de esas instituciones apoyan de manera más sistemática el emprendimiento o las decisiones de emprendimiento de los individuos fue el objeto del estudio que realizaron los investigadores del Instituto de Emprendimiento de la facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, José Ernesto Amorós y Vesna Mandakovic.

Su análisis se basó en la recopilación de datos entre los años 2005 y 2013,  con una base de casi un millón de personas de 51 país, quienes manifestaron si eran o no emprendedores. Entre los que sí lo eran, se vio cuántos habían iniciado el negocio por una oportunidad y  cuántos por necesidad (porque no habían encontrado otra oportunidad en el mundo laboral).

Del cruce de datos se concluyó que “a mayor calidad de las instituciones, es decir, menor fragilidad del Estado, había una mayor propensión de los individuos a involucrase en actividades de emprendimiento por oportunidad.  Y, por el contrario, en aquellos Estados o países donde el gobierno era más frágil, es decir, la calidad de las instituciones era menor, había mayor propensión a emprender por necesidad”.

Estos resultados se contrastaron con el nivel de desarrollo económico del país, y se dedujo que a medida que un país tiene un mayor nivel de desarrollo, mejores serán sus instituciones y eso implicará que haya más emprendimiento por oportunidad. “Y en aquellos países donde hay menor nivel de desarrollo -países en vías de desarrollo o países emergentes-, los cambios marginales en la calidad de las instituciones gubernamentales reducen de manera más drástica el emprendimiento por necesidad, es decir, el tener estados menos frágiles ayuda a que las personas no tengan que verse forzados a emprender porque no encontraron otra opción”, señalaron los investigadores.