Noticias

28.06.2016 | , ,

Consejo Experto: Estrategias para afrontar el Síndrome de Burnout

¿Agotado en el trabajo? Pon atención a la siguiente nota, pues podrías encontrar la respuesta a tu situación laboral.

Bostezo

 

El  síndrome de Burnout o desgaste profesional es una condición que sufren cada vez más personas en Chile y que afecta -sobre todo- a personas del ámbito profesional, vinculadas al área social o que impliquen una preocupación constante por otros.

Según un estudio realizado por la OMS, cerca de un 10% de los trabajadores están afectados por el síndrome de Burnout (“estar quemado”), que se caracteriza por desgaste emocional, fatiga física y mental e importante disminución en el rendimiento profesional.

Dentro de sus posibles causas se encuentran los esfuerzos o sobrecargas del entorno laboral correspondiente, un mal clima de trabajo, estrés excesivo, jerarquías confusas y acoso o miedo a perder el empleo.

Se cree que la combinación de factores psicológicos y cargas laborales propician la aparición de este trastorno, el que generalmente se presenta en personas con un alto sentido de responsabilidad, perfeccionismo, ambiciosos y con pretensión por lograr cumplir con grandes cargas de trabajo de manera independiente.

El síndrome de Burnout se puede prevenir si se toman las medidas correspondientes cuando comienzas a sentir los primeros síntomas y signos de estrés laboral.

Dentro de las estrategias que se recomiendan para afrontarlo están:

  • Ser consciente de las cargas de trabajo que puedo realizar sin sobre exigirme, intentando delegar tareas cuando es necesario.
  • Pedir ayuda.
  • Trabajar la autoperfección.
  • Reuniones de trabajo periódicas donde se reconozca el trabajo bien hecho entre pares.
  • Jerarquizar tareas, dando prioridad a las más importantes y urgentes.
  • Poner límites reales a tu jefatura de lo que puede exigirte y de lo que comienza a afectarte.
  • Seguir una alimentación equilibrada.
  • Realizar actividades de ocio.
  • Reducir el consumo de alcohol y café.
  • Practicar ejercicio diariamente.
  • Dormir bien.
  • Renovar relaciones con amigos y familiares que se han desatendido por sufrir del síndrome.
  • Realizar pausas saludables en tu lugar de trabajo y en la rutina diaria. Por ejemplo, puedes respirar profundamente y estirarte. Este ejercicio hay que repetirlo durante 1 o 2 minutos.
  • Reforzar la autoestima con algún “mimo”. Comprarte algo que necesites, ir al cine, comer sin culpa, etc.

 

Daniela Socha S.

Coordinadora Empleabilidad Alumni

Psicóloga Organizacional. (C) Magíster en Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos.

Mail: dsocha@udd.cl