Noticias

Con gran éxito concluyó el Taller de Primeros auxilios psicológicos en la comuna de La Pintana.

La actividad estuvo a cargo de las alumnas Ignacia Alcalde (psicología 4º), Fernanda Soto (psicología 4º), Luca Carlini (psicología 3º) y Lucas Moreno (psicología 4º).

La creación de este taller el cuál está a dirigido a jóvenes y adultos de la comuna de la Pintana, fue debido a las necesidades mencionadas por los mismos participantes, quienes son los monitores de las actividades.

Dentro de los talleres, a los monitores les toca vivir situaciones donde los niños llegan descompensados debido a maltrato físico y/o psicológico, y ellos muchas veces se sienten sin las herramientas necesarias para poder contenerlos. Es por esto que a través de la DAE piden ayuda.

Como equipo, se diseñó un taller que fuera dinámico y a la vez educativo, se realizaron actividades como “rompe hielo”, “role playing”, reflexión y meditación.

En primer lugar, se realizó un rompe hielo, con la finalidad de conocer a cada uno de los participantes y que ellos conocieran a las y los Facilitadores del taller a través de una dinámica que consistía en que cada uno debía sacar un dulce de la bolsa, una vez que todos tuvieran un dulce en su poder, se les mostraron tres preguntas, una asociada a cada color:

Rojo: ¿Qué situación te ha sido más fácil abordar?

Verde: ¿Cómo has abordado una situación de crisis?

Amarillo: ¿Qué situación te ha sido más difícil abordar?

De esta forma se presentaron señalando nombre, edad, ocupación, taller que tenían a cargo y la respuesta a la pregunta según el color del caramelo.

Para finalizar esta actividad se les invitó a compartir alguna experiencia que les haya tocado vivir voluntariamente.

En segundo lugar, luego de la reflexión anterior se dio inicio a la segunda actividad, esta consistía en un juego de roles. Para esta dinámica se dividió en grupo en tres. Cada grupo tenía asignado un caso al cual debían darle solución desde sus recursos a través de la actuación. Cada caso relataba la situación por la cual un niño o niña llegaba en crisis a sus talleres.

Una vez que los grupos realizaron la representación de los casos, se dio un momento para que entre ellos se dieran retroalimentación, de cómo lo solucionaron, qué cosas les parecieron correctas y las que no.

Luego de esto, recogiendo todo lo que dijeron los participantes, se les entregaron tips de contención de una situación de crisis, en una tabla que contiene lo que se debe decir y lo que no, extraída de un manual de primeros auxilios psicológicos.

En tercer lugar y para finalizar en taller se realizó la última actividad, la cual consistía de una meditación guiada en la que debían viajar y crear un lugar seguro. Con la finalidad de que le pudieran entregar esta estrategia a sus alumnos para ayudar a contenerlos.

Finalmente, luego de compartir las experiencias vividas en la meditación de cada uno de los participantes, se les dio las gracias por venir, la disposición y el respeto entregado durante todo el taller.